El Hospital Reina Sofía crea la figura del enfermero consultor de heridas para mejorar la calidad de los cuidados al paciente

Esta iniciativa ayuda a reducir la variabilidad en la práctica clínica en el manejo de heridas crónicas y agudas y facilita que otros enfermeros puedan consultar cual-quier duda a este experto

El Hospital Universitario Reina Sofía ha creado recientemente la figura del enfermero consultor de heridas crónicas y agudas con el objetivo fundamental de mejorar los cuidados que reciben los pacientes. Se trata de una iniciativa innovadora impulsada por la Dirección de Enfermería del centro que nace con el propósito de normalizar, protocolizar y coordinar los cuidados que precisan estos pacientes.

La importancia de esta novedad también está relacionada con la alta incidencia de pacientes con heridas crónicas y agudas y sus prolongadas estancias hospitalarias. El enfermero referente aporta sus conocimientos y su experiencia en la toma de decisiones a la hora de manejar estas heridas, que en ocasiones revisten gran complejidad, basándose para ello en la mejor evidencia disponible y en el mejor juicio clínico posible, tanto en pacientes adultos como en niños.

El nuevo enfermero consultor de heridas es Lorenzo Pérez Santos, que lleva más de 20 años trabajando en la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica y Reparadora y cuenta con una amplia experiencia clínica e investigadora en la atención de este tipo de problemas.

Esta figura se puso en marcha a principios de año y posibilita que este en-fermero preste ayuda y apoyo a cualquier profesional sanitario de otras unidades y plantas de hospitalización que requieran asesoramiento en el cuidado de las heridas. Con frecuencia, los cuidados que precisan los pacientes con estas heridas generan incertidumbre entre los sanitarios y suele ser objeto de controversias.

Entre los procesos que requieren de este tipo de cuidados figuran úlceras (por presión, vasculares, tumorales o neoplásicas), heridas traumáticas o quirúrgi-cas, pérdidas cutáneas (con o sin exposición ósea), quemaduras, enfermedades ampollosas y también enfermedades raras que cursan con deterioro de la integri-dad cutánea.

A pie de cama
Las líneas de trabajo de este enfermero se basan en la asistencia a pie de cama del paciente para valorar sus heridas. A continuación, recomienda actividades preventivas y el tratamiento más adecuado para cada enfermo, incluyendo la utilización de terapias avanzadas en el proceso de curación de la herida. Además, esta atención se complementa con una consulta de telemedicina, en la que recibe imágenes del paciente e indica al profesional que le atiende cómo ha de actuar ante cualquier duda.

El enfermero también desarrolla un plan de formación integral para que los otros enfermeros que atienden a pacientes con estas lesiones puedan hacerlo con absolutas garantías y también tengan la opción de consultar cualquier duda a este experto. Lorenzo Pérez ha coordinado y participado en la elaboración de varias guías de práctica clínica sobre cuidado de pacientes con heridas, editadas todas ellas por el Servicio Andaluz de Salud e incluidas en la biblioteca de guías de práctica clínicas del Sistema Nacional de Salud.