Unos 170 profesionales revisan en el Hospital Reina Sofía las necesidades nutricionales de pacientes ingresados por Ictus

Especialistas en Endocrinología y Nutrición aseguran que nutrir precozmente a estos enfermos puede mejorar en gran medida su pronóstico y reducir las posibles complicaciones

Alrededor de 170 profesionales han asistido a la I Jornada sobre abordaje nutricional y metabólico del enfermo con Ictus durante su hospitalización celebrada esta semana en el Hospital Universitario Reina Sofía para revisar las necesidades de estos pacientes a fin de realizar una evaluación nutricional que permita anticiparse o iden-tificar la desnutrición y actuar de forma precoz.

Alrededor del 15% de los pacientes ingresados tras haber sufrido un accidente cerebrovascular presenta desnutrición y la tendencia es al aumento a medida que el proceso se prolonga. Concretamente, esta jornada se ha centrado en la importancia de implementar un plan nutricional específico para cada uno de estos pacientes a fin de evitar disfagia y desnutrición.

En esta línea, el organizador del encuentro, el endocrinólogo Alfonso Calañas, apunta que es conveniente “intervenir una vez que el paciente se ha estabilizado y, a partir de ese momento, actuar con premura porque esto nos va a ayudar a conseguir un buen pronóstico”.

El especialista añade que “la desnutrición incrementa las complicaciones en estos enfermos (se pueden acentuar las úlceras por presión, infecciones y hemorragias digestivas), el riesgo de discapacidad y también hace que se prolongue la estancia hospitalaria”. Por el contrario, “nutrir precozmente al paciente puede incidir muy positi-vamente en su recuperación”.

Opciones terapéuticas

Las opciones terapéuticas nutricionales que se indican habi-tualmente a estos pacientes son dietas orales adaptadas, suplementos nutricionales orales e incluso nutrición enteral por sonda en situa-ciones de disfagia grave. La textura de los alimentos se puede modifi-car, a fin de evitar que los pacientes se ahoguen, se usa habitualmente espesantes artificiales y así es posible transformar la consistencia líquida en miel o en una gelatina que puede tomar el paciente.

El encuentro persigue que los profesionales sanitarios implica-dos en la asistencia al ictus durante la hospitalización adquieran los conocimientos y competencias más idóneos basados en la evidencia disponible sobre cómo explorar la disfagia y la desnutrición en estos casos.

De esta cita también destaca su carácter multidisciplinar, ya que han acudido dietistas, logopedas, endocrinólogos, neurólogos, neurocirujanos, rehabilitadores, internistas, médicos de urgencias, intensivistas, personal de enfermería, enfermeras gestoras de casos y bromatólogos, entre otros profesionales que intervienen en la atención de estos pacientes.

La presentación de la jornada ha corrido a cargo de la respon-sable de la Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición, María Ángeles Gálvez, y el programa incluye cuatro conferencias de expertos en la atención de estos enfermos. Las ponencias se titulan ‘Importancia del manejo del Ictus en la fase aguda’ impartida por el neurólogo del Hospital Reina Sofía Roberto Valverde, ‘Disfagia orofaríngea’ por la especialista en Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Virgen Macarena Paola Díaz, ‘Valoración nutricional del paciente con disfagia. Cuidados generales’ por la enfermera de Endo-crinología del Hospital Reina Sofía Mercedes López-Pardo y ‘Nutrición artificial en el paciente con Ictus’, por Alfonso Calañas.

Otro de los objetivos de la jornada ha sido analizar la manera de incorporar el tratamiento nutrometabólico de los pacientes con ictus en la próxima revisión del Código Ictus del Hospital Reina Sofía. El ictus se sitúa como la primera causa de muerte en España en la mujer (la segunda en el hombre) y el principal motivo de discapacidad en el adulto.