CRUZ ROJA PIDE PRUDENCIA A LA POBLACIÓN CORDOBESA ANTE LAS ALTAS TEMPERATURAS

Mayores
Ante las altas temperaturas previstas para estos días en Córdoba, Cruz Roja hace un llamamiento a la población para que adopte medidas que minimicen los efectos nocivos del calor, como beber mucha agua, evitar las horas centrales del día y protegerse la cabeza y los ojos de la radiación solar.

En este sentido, la institución humanitaria recomienda utilizar gorros y gafas de sol, así como ropa ligera y cremas protectoras, además de acudir al médico al menor síntoma de malestar tras una exposición al sol.

Y es que el calor intenso puede tener una serie de efectos negativos sobre nuestra salud como debilidad, fatiga, dolor de cabeza, falta de apetito, insomnio o calambres, y son especialmente preocupantes para colectivos más vulnerables como la infancia o las personas mayores. No en vano, un tanto por ciento importante de la accidentabilidad de las personas mayores se debe a mareos y lipotimias.

Por ello, Cruz Roja anima a la ciudadanía a visitar su portal www.cruzroja.es/prevencion y seguir los consejos que allí se muestran para evitar los posibles riesgos asociados. Entre otros, las insolaciones producidas por los fallos que en el mecanismo de la sudoración acaba provocando las temperaturas muy elevadas durante un periodo de tiempo prolongado.

Además de la edad, otros factores de riesgo añadido son las enfermedades del corazón o respiratorias, las demencias, la obesidad o la ingesta de medicamentos y alcohol.

Todos estos consejos y recomendaciones forman parte de la estrategia ‘Prevenir es vivir’, con la que desde el año 2000 Cruz Roja pretende aglutinar y dar cohesión a todas aquellas campañas relacionadas con la prevención primaria y secundaria de los accidentes.

Dicha estrategia es reflejo de la importancia que para la institución humanitaria tiene generar entre la población una cultura preventiva en todos los ámbitos, desde el sol, agua y verano hasta las carreteras o el hogar.