LA UES DE CRUZ ROJA ATIENDE A 325 PERSONAS SIN HOGAR EN EL PRIMER SEMESTRE EN CÓRDOBA

Un total de 325 personas sin hogar fueron atendidas durante el primer semestre del año en Córdoba por la Unidad de Emergencia Social (UES) de Cruz Roja, un dispositivo conformado íntegramente por voluntariado que recorre tres noches a la semana las calles de la capital para ofrecer a la población ‘sin techo’ comida y bebida reparadora, mantas y apoyo humano.

Así, entre los datos más representativos de la labor realizada por dicha unidad entre enero y junio se encuentran más de 2.200 repartos de comida y bebida y cerca de 400 acciones de información y orientación sobre las posibilidades que les ofrecen otros recursos de Cruz Roja o de otros organismos sociales.

De igual modo, en estos primeros seis meses de 2015 el voluntariado de la UES también prestó en sus salidas una atención sanitaria básica y primeros auxilios en casos puntuales.

Al tiempo, este dispositivo móvil –que cuenta con financiación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y fondos propios de la organización- ha servido de enlace para intentar, en la medida de lo posible, integrar al colectivo de personas sin hogar en la red de asistencia normalizada, con objeto de promover de este modo su inclusión en la sociedad.

En conjunto, el voluntariado de la entidad realizó durante el primer semestre cerca de 2.600 intervenciones con población sin techo en la capital.

El perfil habitual de la persona que duerme en la calle en Córdoba ha variado mucho en los cinco años que lleva en funcionamiento esta iniciativa; ahora en torno al 85 por ciento de los indigentes que reciben el apoyo de la institución humanitaria son cordobeses y cordobesas a los que la crisis, la falta de una red de apoyo y otras circunstancias han conducido a esta situación de extrema vulnerabilidad.

Personas en su mayoría con edades comprendidas entre los 30 y 50 años y que, en un buen número de casos, tienen problemas de salud mental añadidos.

A día de hoy, son 70 las personas que participan como voluntarias en este proyecto, que se realiza en coordinación con los Servicios Sociales municipales, la Policía Local y colectivos como la Fundación Prolibertas, Adeat o Cáritas.

La Unidad de Emergencia Social es una más de las diversas iniciativas puestas en marcha por Cruz Roja para dar respuesta a las nuevas necesidades y nuevos perfiles de solicitantes de ayuda derivados de la crisis económica, enmarcadas todas ellas en el Llamamiento de emergencia ‘Ahora + que nunca’.

Dentro de este catálogo de servicios se contemplan también actuaciones tales como la distribución de alimentos, el reparto de material escolar, el apoyo sociosanitario en asentamientos y núcleos deprimidos, los puntos de información sobre empleo o las ayudas económicas de carácter puntual.
El objetivo concreto del llamamiento es el de incrementar la atención de Cruz Roja hacia los colectivos más vulnerables, como familias con todos sus miembros en paro; niños que viven en hogares pobres; personas mayores con responsabilidades familiares sobrevenidas por la precarización familiar; personas paradas de larga duración; personas sin hogar; o jóvenes en paro.