CRUZ ROJA REPARTE 6.000 KILOS DE ALIMENTOS ENTRE FAMILIAS DESFAVORECIDAS DE PUENTE GENIL

Reparto alimentos julio 2015
La asamblea local de Cruz Roja en Puente Genil repartirá a partir del próximo mes 6.000 kilos de comida entre familias en riesgo de exclusión social del municipio, dentro del Plan 2015 de ayuda alimentaria para la población más necesitada, promovido por el Gobierno central a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA).

La distribución comenzará el lunes 3 de agosto con la entrega de números en horario de mañana (a partir de las 10:00), y desde ese día y durante las siguientes semanas el voluntariado de la institución humanitaria hará llegar a las familias en mayor situación de vulnerabilidad alimentos de primera necesidad, como arroz, leche, galletas, pasta alimenticia, aceite, atún en conserva, garbanzos, potitos, leche de continuación y cereales, entre otros.

Las personas que deseen acceder a dicha ayuda deberán aportar la siguiente documentación: fotocopia del DNI de todos los miembros que componen la unidad familiar; hoja de empadronamiento de la unidad familiar; y aquellos miembros mayores de 16 años deberán aportar certificado de prestaciones de la seguridad social, en el cual se indique si recibe o no algún tipo de prestación económica, así como certificado del INEM.

Se trata de la primera fase del Plan de Alimentos 2015 –que tendrá continuación después del verano-, que forma parte del Programa Operativo del Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD) 2014-2020.

En la anterior fase de este programa el voluntariado de Cruz Roja repartió alrededor de 4.000 kilos de alimentos entre 72 familias residentes en Puente Genil.

Esta ayuda va dirigida a individuos o grupos familiares especialmente vulnerables, como son familias con menores y/o personas mayores a su cargo, familias monoparentales, personas con discapacidad física, psíquica o sensorial, personas incapacitadas para el trabajo o afectadas por toxicomanías o sida, menores en situación de desamparo, mujeres maltratadas, minorías étnicas, inmigrantes, refugiados, asilados, ex reclusos, transeúntes, y personas mayores perceptoras de las pensiones más bajas.

El actual contexto de crisis socioeconómica ha llevado a Cruz Roja a reforzar, por una parte, los programas habituales de respuesta social y de lucha contra el desempleo y la discriminación en el mercado laboral y, por otra, a poner en marcha desde 2009 una serie de intervenciones de emergencia social como el citado Plan de Alimentos.

Este Plan es una iniciativa de la Unión Europea, financiada con fondos comunitarios dentro de la Política Agraria Común, que viene desarrollándose desde hace 25 años. Cada año, la Comisión Europea aprueba la asignación de los recursos financieros concedidos a los Estados miembros que así lo han solicitado, para el suministro de alimentos, preferentemente de las existencias de intervención pública, entre las personas más necesitadas de la comunidad.
Para aumentar su capacidad de respuesta a las situaciones de vulnerabilidad social acrecentadas en el contexto de la crisis, Cruz Roja lanzó a mediados de 2012, por primera vez en su historia, un Llamamiento de Ayuda a la sociedad española, a través del cual se pretendía ampliar y reforzar la intervención con aquellas personas y familias que se encuentran en situación de ‘extrema vulnerabilidad’.
El objetivo concreto del llamamiento es el de incrementar la atención de Cruz Roja hacia los colectivos más vulnerables, como familias con todos sus miembros en paro; niños que viven en hogares pobres; personas mayores con responsabilidades familiares sobrevenidas por la precarización familiar; personas paradas de larga duración; personas sin hogar; o jóvenes en paro.
Se trata de ayudas de primera necesidad en ámbitos en los que la población está recortando gastos, para prevenir los efectos que las situaciones de privación material tienen en las personas atendidas.