Plan Andaluz de Atención al Dolor

El consejero de Salud ha recordado que la comunidad andaluza fue también la primera en diseñar y aprobar un Plan Andaluz de Atención a las personas con dolor. Otro hito que constituye, junto a la iniciativa innovadora de los distintivos, “una muestra inequívoca de la apuesta estratégica que Andalucía ha hecho por el alivio del dolor, un derecho humano reconocido por la Organización Mundial de la Salud y recogido en el Estatuto de Autonomía, y un valor ético irre-nunciable del sistema sanitario público andaluz”.

El Plan Andaluz de Atención a las personas con dolor es una herramienta que fue elaborada por los propios profesionales sanitarios del sistema sanitario público, con el objetivo de ofrecer una respuesta integral a un problema muy frecuente en la población –una de cada 6 personas presenta dolor crónico- que repercute en la calidad de vida de las personas y supone una carga importante para los sistemas sanita-rios.
A través de esta herramienta, se trabaja de forma proactiva e in-tegrada, articulando acciones de prevención y detección precoz así como de tratamiento sobre la base de la evidencia científica. También se aborda el dolor en el sistema sanitario público a través de la puesta en marcha de modelos organizativos que garanticen equidad en el acceso a los servicios, y mediante una apuesta por la formación y la in-vestigación para avanzar en calidad asistencial y seguridad; por último, una pieza fundamental es el aumento de la participación de los pacientes en el manejo de su propia situación de dolor.
Esta estrategia presta especial atención a las poblaciones vulne-rables, como son la población infantil, las personas mayores, las per-sonas con problemas de salud mental y las personas discapacitadas. Hasta ahora, el desarrollo del Plan ha permitido que el 80% de los problemas de dolor sea abordado en Atención Primaria, con un fuerte protagonismo de la enfermería.
Más avances
Durante el acto de entrega de distintivos, el titular de Salud ha desgranado otros avances y logros que se han producido en el ámbito del tratamiento del dolor. En este sentido, ha destacado que Andalucía es la comunidad autónoma que cuenta con un mayor número de Unidades del Dolor, 18 en total.
Además, ha recordado la disponibilidad de procesos asistenciales integrados, guías de práctica clínica e itinerarios formativos específicos, todos los cuales han posibilitado un importante avance en la capacitación de profesionales, con un enfoque multidisciplinar, que combina atención médica, farmacológica, enfermera, social y, en caso necesario, fisioterápica o psicológica. En esta materia, también destaca la participación de 2.000 profesionales en la primera edición de formación en “Atención integral a los pacientes con dolor en la práctica clínica”
Por último, entre las líneas de trabajo futuras, Aquilino Alonso se ha referido a la elaboración del Plan Integral de enfermedades reumáticas y musculo-esqueléticas, una nueva herramienta que pre-tende abordar la causa más frecuente de dolor no oncológico en nuestra sociedad. Se trata de un tipo de dolor que tiene un importante impacto en la calidad de vida de las personas afectadas, en su productividad (responsables del 40% de absentismo laboral) y en la presión sobre los servicios sanitarios (el uso de servicios se multiplica por cinco).