CERCA DE 2.000 PERSONAS REFUGIADAS SON ACOGIDAS EN 2015 POR CRUZ ROJA EN CÓRDOBA

refugiados 1
Cruz Roja acogió durante el pasado año a cerca de 2.000 refugiados en Córdoba, personas que llegaron a la provincia huyendo fundamentalmente de las guerras que se viven en sus países, aunque en ocasiones también por sufrir persecuciones por motivos políticos, religiosos o de carácter sexual.

Entre los 1.880 solicitantes de asilo que recibieron la atención de la institución humanitaria en 2015, el perfil predominante fue el de un varón (1.111, un 59 por ciento) de nacionalidad siria (1.635, un 86 por ciento) y menor de edad (769, un 40 por ciento del total).

No obstante, aunque mayoritariamente se prestó apoyo a personas que huían del conflicto armado en Siria, por las dependencias de la entidad en Puente Genil y Baena –y, en menor medida, por la capital- pasaron refugiados de más de una veintena de países, como Ucrania, Pakistán, Palestina, Camerún, Rusia, Afganistán, Líbano, Mali o Marruecos, entre otros.

El goteo es incesante y continúan las llegadas a la provincia en estas primeras semanas de 2016, puesto que la crisis de refugiados sigue teniendo una gran incidencia y son cientos de miles las personas que continúan en tránsito por Europa –y por otras zonas del mundo- en busca de una esperanza de futuro.

Las cifras hablan por sí solas: desde septiembre, Cruz Roja Española ha atendido a 12.900 personas refugiadas y migrantes a través de las Unidades Móviles de Salud que mantiene desplegadas en las islas griegas de Samos y Chios, el principal punto de acceso para cientos de miles de personas que tratan de llegar a Europa escapando de conflictos como el de Siria, Afganistán o Irak.

Hasta el momento, 55 delegados de emergencias han integrado el operativo humanitario de la institución humanitaria en Grecia, en estrecha colaboración con la Cruz Roja Griega y el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Actualmente permanecen en terreno 11 delegados y la entidad seguirá apoyando la asistencia sanitaria que presta la Cruz Roja Griega.

A día de hoy, una de las principales preocupaciones es la bajada de las temperaturas. El mal tiempo pone en riesgo la vida de cientos de miles de personas que se encuentran desplazándose por Europa. Por este motivo, Cruz Roja insiste a los gobiernos para que tomen medidas para proteger a las personas que buscan seguridad y cubrir sus necesidades básicas.

Según indica el director de la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en Europa, Simon Missiri, “es vital que los gobiernos vean esta protección como algo prioritario y asegurar así que la situación no sea significativamente peor”.

La hipotermia es una de principales preocupaciones sanitarias para estos cientos de miles de personas que se encuentran ahora en Europa central y los Balcanes, fundamentalmente para las personas mayores, la infancia y aquellos que padecen otras enfermedades o dolencias. Los equipos médicos también temen el impacto psicológico del empeoramiento de las condiciones de estas personas, que ya escapan de guerras o de la pobreza extrema.

Cruz Roja, que ha movilizado para responder a esta crisis a más de 50.000 voluntarios en 28 países y ha asistido a más de 370.000 personas en tránsito, prioriza en estos momentos ayuda básica como comidas calientes, cobijo, abrigo, mantas o sacos de dormir. De igual modo, se están reforzando las unidades móviles de salud a lo largo de las distintas rutas migratorias.