Una UCI de puertas abiertas

La separación familiar está identificada como una de las causas de sufrimiento del paciente crítico. Se ha demostrado que las visitas familiares disminuyen la ansiedad, ayudan al bienestar del paciente y minimizan la experiencia traumática de la enfermedad, tanto del paciente como de la familia, que también sufre las consecuencias de la enfermedad, como demuestra la alta prevalencia de estrés postraumático y depresión presente en familiares de pacientes críticos.

En este sentido, la doctora Carmen de La Fuente, médica intensivista y directora de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Cuidados Críticos y Urgencias del centro egabrense, explica que a pesar de las muchas ventajas de un régimen de visitas abierto y las múltiples recomendaciones que existen en la literatura para abrir las puertas, aún sigue siendo una asignatura pendiente, ya que el régimen de visitas en las Unidades de Cuidados Intensivos españolas sigue siendo restringido a dos visitas diarias en más del 67% de éstas.

Según Carmen de La Fuente: “No es un proceso fácil, supone cambios y adaptaciones en la dinámica de funcionamiento de la UCI y una reorganización del trabajo, pero sobre todo supone un cambio conceptual fundamental, poniendo al tándem paciente-familia en el centro de la asistencia sanitaria”.