Un 60% de los pacientes que acude a las Urgencias Oftalmológicas del Hospital La Arruzafa tiene conjuntivitis

HLA JgERSOL2 consulta 22abr16 (1)
La primavera hace que repunten un treinta por ciento el número de consultas como consecuencia de las disfunciones que provocan los alérgenos; entre las medidas recomendadas, higiene y precaución en personas que utilicen lentillas

Seis de cada diez pacientes que acuden a las Urgencias Oftalmológicas 24 horas del Hospital La Arruzafa (HLA) presentan algún cuadro de conjuntivitis, una afección ocular que “se sucede con más frecuencia es esta época del año”, explica el coordinador del servicio y oftalmólogo Javier Gersol. Esos son los datos que se desgranan transcurrido un mes desde el comienzo de la primavera, y que “suelen ser muy similares cada año”.

Una de cada cinco personas en España padece algún tipo de alergia estacional. Dicha alteración se produce de manera más intensa durante los meses en los que los granos de polen vegetal están en su máximo apogeo, etapa que suele coincidir con la primavera. Entre los síntomas de esta disfunción se encuentran la “tos, estornudos, congestión nasal el picor de ojos, el lagrimeo y el enrojecimiento ocular, produciendo rinitis en más de la mitad de los pacientes con alergia”, según señala Gersol.

La conjuntiva es una membrana que recubre la parte visible del globo ocular y la parte interna de los párpados. Suele verse afectada en personas alérgicas a los alérgenos que se transmiten por vía aérea (pólenes, hongos, ácaros y animales domésticos), acompañándose en la mayoría de los casos de afectación de la mucosa nasal (rinitis).

“Los síntomas característicos de la conjuntivitis alérgica son el picor o escozor, sensación de arenilla, lagrimeo, secreción o enrojecimiento de ambos ojos”, concreta el responsable del servicio. También puede afectar “a un ojo, como consecuencia de algún tipo de contactos aislados con animales”, señala la doctora María Antonia Arnau, del Servicio de Urgencias 24 horas del HLA.

Una vez diferenciado el tipo de conjuntivitis alérgica, dado que existen otras por causas diferentes (de carácter vírico o infeccioso), el tratamiento consiste en “prevenir el contacto con los agentes causales” y en el uso de colirios adecuados “para aliviar los síntomas”, en función del grado de intensidad, detalla Arnau. Un tratamiento que “siempre debe realizarse bajo la prescripción de un médico”.

Aquellas personas que utilizan lentes de contacto desechables a diario minimizan los síntomas de la alergia ocular frente a los que emplean lentillas convencionales. Las lentes de última generación que poseen tecnología de humectación, activan el parpadeo, circunstancia que ayuda a reducir el escozor y el enrojecimiento en la persona que las emplea.

En primavera, una de las alteraciones oculares más comunes es la queratoconjuntivitis vernal, una inflamación de la córnea y la conjuntiva. Se manifiesta de manera más común en la infancia con síntomas estacionales (primavera y otoño), por lo que puede confundirse con una conjuntivitis alérgica. Produce picor, secreción o malestar ocasionado por la luz. Desde el Hospital La Arruzafa los expertos recomiendan que en cualquier caso y ante “la más mínima duda” el paciente consulte con un especialista, concluye Gersol.