Prevalencia de la patología vascular periférica

FOTO_Congreso Angiología_2
Las enfermedades del aparato circulatorio representan ya la principal causa de muerte en nuestro país en ambos sexos, especialmente en los procesos cardíacos y cerebrales. Pero con frecuencia, la vasculopatía periférica, junto al hecho de causar la pérdida de la vida, como ocurre con la ruptura de los aneurismas aórticos y otros procesos, generan una problemática asociada como puede ser la pérdida de la integridad física por las amputaciones de los miembros inferiores y la mala calidad de vida tras episodios de Ictus o trombosis venosas, sin entrar en el elevado costo económico y social que genera el manejo y el tratamiento de estas situaciones.

Los estudios señalan que la Enfermedad Arterial Periférica (EAP) es la patología vascular que mayor prevalencia presenta entre la población, entre el 5% y el 10%, dependiendo de la edad, sexo y métodos diagnósticos utilizados. El porcentaje, no obstante, se dispara en grupos de población específicos (con factores de riesgo –consumo de tabaco, alcohol, antecedentes-, diabéticos, con cardiopatías o enfermedad cerebrovascular), donde llega a ser del 50%. Según los expertos, el 20% de las personas con EAP está sin diagnosticar debido, sobre todo, a que se presenta de forma asintomática o sus síntomas son considerados menores.

La patología venosa, sin que se minusvalore su gravedad en los procesos oclusivos como la enfermedad tromboembólica venosa y el embolismo pulmonar, es la patología más frecuente. Las características del ser humano y su bipedestación prolongada, así como los embarazos en la mujer y el sedentarismo favorecen la aparición de esta enfermedad.

Los especialistas advierten que deben utilizarse con precisión los términos de “varices” e “insuficiencia venosa crónica”, para evitar generar confusión entre la población, sabiendo diferenciar la enfermedad y sus grados de la problemática estética.