Laparoscopia hepática en Córdoba

La cirugía hepática laparoscópica tuvo su inicio en el Hospital Reina Sofía hace cuatro años con procedimientos menores y tras la formación de sus cirujanos en Japón (Rubén Ciria), Estrasburgo (Javier Briceño, Rubén Ciria y Pedro López Cillero), París (Antonio Luque), Sao Paulo (Javier Briceño y Rubén Ciria) y el centro robótico IAVANTE (Javier Briceño) hace dos años es cuando la Unidad de Cirugía Hepatobiliar del hospital cordobés desarrolla ampliamente esta técnica.

Esta unidad realiza unas 150 intervenciones de hígado cada año y es referencia para las provincias de Córdoba, Jaén y Cádiz. El pasado año, en torno al 27% de las intervenciones del hígado se realizaron por vía laparoscópica, mientras que en lo que llevamos de año este porcentaje ha crecido hasta suponer ya alrededor del 40%. El objetivo futuro de la cirugía hepática por vía laparoscópica en el Hospital Reina Sofía pasa por estandarizar los procedimientos e incrementar el número de intervenciones por esta vía.

Prueba de la maduración en técnica laparoscópica en el hígado, explica Javier Briceño, es la realización de donantes vivos hepáticos para trasplante infantil por vía laparoscópica (lo que se lleva a cabo por esta procedimiento mínimamente invasivo es la extracción del segmento hepático). Esta unidad realizó el primer trasplante de estas características en España en marzo de este año, y desde entonces se han realizado cuatro más con excelentes resultados tanto en los donantes como en los niños trasplantados.

Los profesionales de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Hospital Reina Sofía desarrollan la cirugía laparoscópica y mínimamente invasiva en todas sus especialidades quirúrgicas, siendo referente, además de en hígado, en cirugía bariátrica, esofagogástrica y colorrectal, así como también en abordajes laparoscópicos combinados abdomino-perineales.

Ventajas de la técnica

Por vía laparoscópica pueden realizarse todas las técnicas descritas para cirugía hepática por vía abierta (el procedimiento habitual). La vía laparoscópica supone “mayor dificultad técnica y más duración de las intervenciones, así como también aumenta el campo de visión haciendo más precisa la cirugía. Permite visión en posiciones no accesibles por vía abierta, supone una mejor y más rápida recuperación de los pacientes -con menor hospitalización y menor pérdida de sangre- y presenta resultados iguales desde el punto de vista de la supervivencia y pronóstico si se compara con la cirugía tradicional. Además, permite una mejora estética puesto que utiliza incisiones muy pequeñas (1 cm)”, explica el cirujano cordobés.

Por otra parte, desde el punto de vista científico, los cirujanos cordobeses han publicado en la revista de mayor prestigio en cirugía, Annals of Surgery (Rubén Ciria y Javier Briceño). Actualmente ambos doctores participan en la elaboración de las guías clínicas europeas de cirugía hepática laparoscópica, así como en varios proyectos científicos en la International Laparoscopic Liver Society.