Córdoba consolida la calidad de sus servicios sanitarios con la acreditación de seis unidades de gestión clínica y una unidad de formación continuada

salud_acreditaciones_20-oct
La provincia ya suma 62 unidades y más de 600 profesionales certificados con el Modelo Andaluz de Calidad

La provincia de Córdoba da un paso más en la calidad de sus servicios sanitarios al lograr seis unidades de gestión clínica y una unidad de formación el certificado de calidad que otorga la Consejería de Salud a través de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA). En concreto, se trata de las UGC de Montoro, Bujalance y Occidente, pertenecientes al Distrito Córdoba-Guadalquivir; las UGC de Cirugía Pediátrica y Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Reina Sofía; y la UGC de Montilla del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba. A estas unidades de carácter clínico y asistencial se ha unido la unidad de formación continuada del Hospital Reina Sofía.

El acto de entrega de estos sellos de calidad, que se ha celebrado en la sede del Distrito Córdoba-Guadalquivir, ha contado con la presencia de la directora general de Investigación y Gestión del Conocimiento de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, María Isabel Baena; la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Mª Ángeles Luna Morales; y el director de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, Antonio Torres, así como los directores del Distrito Córdoba-Guadalquivir, José Manuel Cosano, del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba, Silvia Calzón, y del Hospital Universitario Reina Sofía, Marina Álvarez.

Durante el desarrollo de este evento se ha puesto de manifiesto el esfuerzo de todos los profesionales por dar una atención de calidad a los usuarios del sistema sanitario público de Andalucía en la provincia de Córdoba, en la que actualmente existen 62 unidades certificadas y 621 profesionales acreditados.

Tres de las seis unidades asistenciales que hoy recibían la certificación de calidad pertenecen al Distrito Córdoba y Guadalquivir. En concreto, las UGC Occidente consigue su primer sello de calidad en nivel avanzado, mientras las UGC Montoro y Bujalance logran su segunda certificación en el mismo nivel, tras el vencimiento de las anteriores, con una apuesta renovada por la mejora continua y la calidad de la atención que prestan a su población de referencia.

En los diferentes procesos de evaluación de estas unidades se han destacado numerosos aspectos positivos de cada una que les hacen valedoras de esta certificación y que hacen referencia a la organización de las unidades y a la prestación de sus servicios.

La UGC Occidente, situada en la capital, ha mostrado un alto grado de cumplimiento de los objetivos fijados en sus Acuerdos de Gestión de Clínica, habiendo alcanzado la mejor puntuación en 2014 y 2015 entre todas las unidades del Distrito. Entre sus puntos fuertes destacan las medidas puestas en marcha para garantizar la accesibilidad. Estas medidas permiten, entre otras cosas, que los familiares de pacientes con cuidados paliativos tengan acceso telefónico las 24 horas del día a la enfermera coordinadora de cuidados y que las mujeres que han realizado citologías puedan conocer los resultados por teléfono, previa autorización.

Por otro lado, el informe de evaluación de la UGC “D. Antonio Fdez. de Molina y Cañas” de Bujalance ha señalado como fortaleza el desarrollo por parte de sus profesionales de medidas de apoyo y de actividades formativas dirigidas a los cuidadores de pacientes dependientes. Asimismo, se ha resaltado la puesta en marcha de una página web con información segmentada a través de doble canal de acceso, con contenidos para la ciudadanía y para los profesionales de la unidad. Otro elemento de calidad destacado ha sido la implantación de protocolos de control y seguimiento, que la unidad aplica tanto en la atención a pacientes polimedicados e inmovilizados, utilizando una gestión integral de estos procesos, como a los procesos de soporte asociados a los mantenimientos técnico-legales del centro.

En relación al proceso de certificación de la UGC de Montoro, la unidad ha destacado en la prevención y promoción de la salud de su población de referencia, a través de iniciativas como el proyecto de promoción de hábitos saludables “RELAS”, desarrollado en colaboración con el Ayuntamiento y con la participación de todos los agentes locales (asociaciones vecinales, policía local, etc.), y el programa de radio “Hablamos de salud”. Asimismo, el equipo evaluador ha hecho especial hincapié en el control de caducidades del material almacenado mediante “semáforos” de colores, que facilita la identificación de los productos próximos a caducar y mejora la seguridad.

El Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba también ha sumado una nueva unidad con certificación de calidad. Se trata de la UGC de Montilla, que consigue su primer sello de calidad, en nivel avanzado. En su proceso de evaluación la unidad ha demostrado un alto grado de compromiso con la mejora continua, a través de la implantación de un plan de mejora que da respuesta a la satisfacción y las necesidades de los pacientes y la puesta en marcha de un cuadro de mando con indicadores de calidad y farmacia, que aporta información sobre los resultados mensuales. Asimismo, todos los profesionales de la UGC tienen acceso al gestor documental “Alfresco” del área sanitaria, que integra información y documentación específica de la unidad, junto con información y documentación general de procedimientos, guías, formularios, información para pacientes y otras utilidades.

La UGC de Cirugía Pediátrica del Hospital Reina Sofía, que logra su primera certificación de calidad, en nivel avanzado, ha destacado por la puesta en marcha de una Unidad de fallo intestinal e intestino corto, para dar respuesta al incremento del número de neonatos que presentan esta patología. Asimismo, se ha resaltado la implantación de protocolos asistenciales específicos para pacientes quemados y para el tratamiento postoperatorio de la apendicitis aguda, medidas que han permitido reducir el número y la duración de las estancias hospitalarias. Otro aspecto a destacar, según el informe de evaluación, es la disponibilidad de una enfermera referente en el manejo de ostomías que, antes del alta, asesora a la familia sobre el adecuado manejo de las mismas y sobre los cuidados que el paciente necesita una vez en su domicilio. La UGC, además, desarrolla líneas propias de investigación mediante la Unidad de investigación pediátrica perteneciente al Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), fomentando la investigación entre profesionales como elemento de innovación y desarrollo.

En lo que respecta a la UGC de Ginecología y Obstetricia del mismo hospital, que consigue por segunda vez el sello de calidad en nivel avanzado, el equipo evaluador de la ACSA ha señalado como fortalezas las consultas de enfermería que la unidad ha puesto en marcha para toma de citologías, consejo contraceptivo y sexo-oncología. Otro punto fuerte de la unidad ha sido el uso de las nuevas tecnologías y su integración a los procesos asistenciales, con el desarrollo de aplicaciones como ‘iContraception’, de acceso libre y dirigida a profesionales sanitarios, que ofrece información sobre los criterios de elegibilidad de distintos métodos anticonceptivos en función del perfil de la mujer. Asimismo, destaca la elaboración de un protocolo para la retirada de los dispositivos anticonceptivos Essure que se ha presentado a la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y que se va a valorar en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para su implantación a nivel nacional.

Como la anterior UGC, la Unidad de formación continuada del Hospital Reina Sofía también consigue renovar su compromiso con la calidad a través de una segunda certificación en nivel avanzado. Esta unidad, que da soporte a la formación de los profesionales de todas las unidades del hospital, ha demostrado utilizar técnicas y recursos didácticos próximos a la realidad, favoreciendo la transferencia del aprendizaje a la práctica profesional. Del mismo modo, la unidad evalúa de manera sistemática la satisfacción tanto de alumnado como del profesorado, así como el nivel de aprendizaje adquirido en la mayoría de las acciones formativas desarrolladas.