Profesionales sanitarios y PROMOVE fomentan la mejora de la calidad de vida de cuidadoras y personas con dependencia

Este programa ha permitido formar a 90 personas y la previsión es incrementar esta cifra, ya que este año se extiende a otros 2 centros de salud: Carlos Castilla del Pino y Occidente

Profesionales sanitarios y PROMOVE fomentan la mejora de la calidad de vida de cuidadoras y personas con dependencia a través de los grupos de ayuda mutua y apoyo emocional que desarrolla el Distrito Sanitario Córdoba y Guadalquivir en colaboración con esta asociación. Hasta el momento, 90 cuidadoras y personas en situación de dependencia han participado en estos grupos que vienen desarrollándose desde 2011en los centros de salud Lucano, Fuensanta, Levante Sur y Santa Rosa. Este año, el programa se extiende a los centros Carlos Castilla del Pino y Occidente.

El objetivo de esta colaboración es complementar y reforzar la atención que se presta a estas personas desde el sistema sanitario público de Andalucía a través de la realización de actividades como grupos de ayuda mutua, apoyo emocional, talleres de entrenamiento cognitivo, atención telefónica y salida socioculturales. El proyecto está teniendo unos resultados tan satisfactorios para cuidadoras y familiares que ambos organismos se están planteando ampliar el número de centros de salud participantes en 2016.

Las enfermeras gestoras de casos de los centros son las profesionales referentes de cuidadores y familiares en atención primaria y, por ende, las que realizan la valoración integral de la personas cuidadora, su familia y entorno. En esta valoración se recogen las necesidades de cuidados, cansancio ante la intensidad y duración de los cuidados, así como el afrontamiento y apoyo familiar con el que cuentan dichos cuidadores y de ahí se deriva la idoneidad de participar en las distintas actividades ofertadas y que se desarrollan con el apoyo de Promove.

Actividades como los grupos de ayuda mutua (GAM) están dirigidos por un equipo de profesionales de PROMOVE, asociación que trabaja con personas en dificultad para facilitar su desarrollo social y emocional. El objetivo de estos grupos es dotar a los cuidadores de habilidades y conocimientos que les permitan mejorar tanto la atención que prestan a su familiar como su propio bienestar y estado de salud, que en ocasiones se ve afectado por las situaciones de estrés a las que estas personas se ven expuestas.

Dentro de este proyecto, en 2016, se desarrollaron 32 sesiones grupales de estas características y que se celebran de forma quincenal con una duración de 90 minutos en los distintos centros de salud. Son sesiones abiertas en las que los participantes plantean aquellos temas que le son de interés, tales como la actuación ante situaciones de estrés o depresión, los problemas físicos derivados del traslado del familiar en situación de dependencia o la evolución de la enfermedad.

60 sesiones de apoyo emocional y 33 talleres de entrenamiento cognitivo para familiares y cuidadores son otras de las cifras producto de este trabajo de colaboración además de la atención directa al cuidador (tanto de forma presencial como telefónica) y al mayor dependiente que en el pasado ejercicio sobrepasaron los 153 casos de los cuatro centros de salud. Este modelo de abordaje biopsicosocial analiza las necesidades de las personas desde distintas disciplinas para establecer los cuidados y apoyos necesarios, generando una plusvalía en las intervenciones desde salud.