El 90% de los bebés nacidos en el Hospital de Montilla inician la lactancia materna en su primera media hora de vida

Siete de cada diez mujeres que han dado a luz en el centro durante 2014 han tenido un parto normal, sin necesidad de cesárea ni de fórceps o ventosa

El 90,18% de los bebés nacidos durante 2014 en el Hospital de Montilla han iniciado la lactancia materna en la primera media hora de vida tras el nacimiento. Por otro lado, en los casos de cesáreas programadas los recién nacidos inician la lactancia en la primera hora después del nacimiento, dentro del propio quirófano, para ello se ha implantado recientemente el procedimiento de contacto piel con piel e inicio precoz de la lactancia en este tipo de cesáreas. Cuando se trata de cesáreas no programadas o surgen causas maternas o neonatales de otro tipo, la lactancia materna suele iniciarse algunas horas después del nacimiento, siempre que la madre así lo desee.

Asimismo, también se potencia el vínculo entre madre e hijo, fomentando el contacto permanente de ambos desde el mismo momento del nacimiento. Para ello se aplican medidas como el contacto piel con piel en todos los partos normales, o el método canguro en niños de bajo peso que requieren ingreso. De esta forma, todos los bebés nacidos en el centro montillano tienen, inmediatamente después de nacer, este tipo de contacto directo con la madre o, en su defecto –como en el caso de partos por cesárea-, con el padre.

Cabe resaltar que el hospital se encuentra actualmente inmerso en la acreditación de la IHAN –La Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia, lanzada por la OMS y UNICEF-, habiendo superado ya tres de las cuatro fases de las que se compone este proceso, creado para animar a los centros sanitarios a adoptar prácticas que protejan, promuevan y apoyen la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento, estableciéndola como norma y forma óptima de alimentar a los bebés.

Desde el centro montillano se promueve que el parto sea de baja intervención; es decir, que los profesionales dejan que éste evolucione de forma natural, minimizando el empleo de tecnologías o medicación que rompen su curso normal. Este tipo de medidas se enmarcan dentro del Plan de Humanización de la Atención Perinatal de la Consejería de Igualdad Salud y Políticas Sociales, que el hospital viene desarrollando desde 2008.

Así, se han reducido sustancialmente prácticas tradicionales que no aportan calidad en la asistencia y que pueden dificultar la recuperación de la madre. En 2014, sólo el 19% de los partos no instrumentales han sido con episiotomía, (realizada únicamente para garantizar la seguridad del niño). Igualmente, cabe destacar que durante 2014 siete de cada diez mujeres que dieron a luz en el hospital montillano lo hicieron mediante parto eutócico o normal, es decir sin necesidad de cesárea ni ayuda de instrumental como fórceps o ventosa.