Más de un millar de embarazadas recibe educación maternal en los centros de salud del Distrito Sanitario Córdoba y Guadalquivir

El objetivo de esta actividad es fomentar hábitos y comportamientos que hagan que el embarazo, parto y puerperio sean una experiencia natural y compartida con la pareja

Más de un millar de mujeres embarazadas ha participado en cursos de educación maternal en los centros de salud del ámbito del Distrito Sanitario Córdoba y Guadalquivir. Esta cifra se puede duplicar al finalizar el año, tal y como ocurrió en 2016. Esta actividad educativa de carácter grupal se oferta a mujeres embarazadas y a sus parejas, con el objetivo de mejorar la vivencia del embarazo, preparando a ambos para el momento del parto e iniciándoles en los cuidados del recién nacido. El objetivo del programa es fomentar hábitos y comportamientos que hagan que el embarazo, parto y puerperio sean una experiencia natural y compartida con la pareja.

El programa se desarrolla a lo largo de varias sesiones impartidas por profesionales de enfermería ofertando el servicio a las gestantes en las consultas tanto médicas como de enfermería de los centros de atención primaria. Las sesiones incluyen información práctica sobre los cuidados que deben recibir el bebé y la madre durante la gestación y tras el nacimiento.

Los principales beneficios que la educación maternal aporta a la madre son: ayuda a aumentar la confianza y seguridad de las mismas, contribuir a crear una actitud más participativa en el parto reduciéndoles la ansiedad, el temor y el dolor, inculcar hábitos de vida más saludables e información sobre beneficios de la lactancia materna y de la mejora de la funcionabilidad del cuerpo de las embarazadas.

Los cambios fisiológicos del cuerpo durante el embarazo, cuestiones básicas de educación sanitaria incluyendo aspectos como nutrición, fármacos, vacunas, atención prenatal y prevención de riesgos, preparación para el parto, primeros cuidados del bebé y visita puerperal (curas de los puntos de la madre y cuidados del ombligo), cómo dar el pecho, fisiología y técnica de la lactancia son algunos de los temas desarrollados en las diferentes sesiones.

Asimismo, se refuerzan los lazos afectivos entre madre e hijo, importancia de la lactancia materna, nociones sobre la alimentación artificial y complementaria además de información sobre el programa de control del niño sano. El programa incluye la realización de ejercicios enfocados a la prevención de problemas musculoesqueléticos durante el embarazo y posterior parto con el fin de reducir las consecuencias derivadas de este proceso como dolores de espalda por el peso acumulado, prevención de edemas, así como informar de la postura correcta durante la lactancia de la madre y del bebé. De igual forma, se han ido incorporando a las sesiones técnicas de relajación tan necesarias para afrontar determinados momentos como el parto.

Este programa está adaptado al proyecto de Humanización de la Atención Perinatal implantado desde la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía con el objetivo de que las futuras madres puedan participar de forma activa en las decisiones relacionadas con la atención durante la gestación y el alumbramiento.

El proceso de embarazo, parto y puerperio

Las clases de educación maternal se enmarcan en el proceso de embarazo, parto y puerperio impulsado por la Consejería de Salud, que tiene como objetivo principal el control exhaustivo de todo el periodo de gestación y alumbramiento, así como la supervisión de cada uno de los factores que puedan incidir en un mejor nivel de salud tanto de la mujer como del feto.

La gestión de la atención al embarazo mediante un proceso asistencial ha permitido incorporar en todo el sistema sanitario público andaluz un enfoque común en la asistencia de la paciente con una coordinación total entre los centros de salud y los hospitales, lo que ha supuesto un importante descenso tanto de las enfermedades que puede registrar el recién nacido, como los problemas de salud de la madre durante el embarazo y el parto, eliminando así numerosos riesgos que pueden presentarse durante este periodo.

La atención sanitaria que debe recibir la mujer, perfectamente protocolizada en cada uno de los momentos del proceso de embarazo, parto y periodo de puerperio, incluye la realización de varias consultas y pruebas diagnósticas específicas tanto con el médico de familia, enfermera o matrona del centro de salud, como con los facultativos especialistas en obstetricia en el centro hospitalario.