CRUZ ROJA REPARTE 413.000 KILOS DE ALIMENTOS ENTRE CERCA DE 20.000 PERSONAS EN CÓRDOBA


Cerca de 20.000 personas (19.374 concretamente) en situación de vulnerabilidad se beneficiarán de la segunda fase del reparto de comida que lleva a cabo Cruz Roja Española en Córdoba dentro del Plan 2017 de ayuda alimentaria para la población más necesitada, cofinanciado en un 85% por el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD) y en un 15% por el presupuesto nacional.

Así, en las próximas semanas el voluntariado de la institución humanitaria se encargará de distribuir 413.534 kilos de alimentos entre un total de 74 entidades de la provincia, que abarcan desde los propios centros y asambleas de Cruz Roja hasta ayuntamientos, residencias de mayores, escuelas infantiles, centros de drogodependencias y organizaciones sociales de diversa índole.

Como partícipe de esta campaña, en la que también colabora el Banco de Alimentos, la organización hará llegar a representantes de las mencionadas entidades productos de carácter básico, poco perecederos, de fácil transporte y almacenamiento, de manera que éstas puedan preparar fácilmente una comida completa para una persona o para una familia con varios miembros, incluidos bebés.

La “cesta de alimentos” incluye arroz, tarritos infantiles, cereales infantiles, leche de continuación en polvo, garbanzos, alubias, leche UHT, aceite de oliva, atún en conserva, pasta alimenticia, tomate frito, galletas, crema de verduras deshidratada, fruta en conserva sin azúcar añadido y judías verdes en conserva.

Se trata de alimentos especialmente nutritivos, que van a contribuir a satisfacer las necesidades de personas adultas y, de manera especial, de los menores. Esta cesta ha sido elaborada con la colaboración de la Federación de Bancos de Alimentos, Cruz Roja y de expertos en nutrición de los Ministerios implicados en esta iniciativa, que son el de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; el de Empleo y Seguridad Social; y el de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Continúa de esta forma el Plan de Alimentos 2017 -cuya primera fase fue a principios de verano-, que forma parte del Programa Operativo del Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD) 2014-2020.

Dicho Programa, dirigido a individuos o grupos familiares especialmente vulnerables, establece también que la entrega de alimentos debe ir acompañada de medidas de acompañamiento. Son el conjunto de actuaciones destinadas a favorecer la inclusión social de las personas más desfavorecidas, entre las que se encuentran familias con menores y/o personas mayores a su cargo, familias monoparentales, personas con discapacidad física, psíquica o sensorial, personas incapacitadas para el trabajo o afectadas por toxicomanías o sida, menores en situación de desamparo, mujeres maltratadas, minorías étnicas, inmigrantes, refugiados, asilados, ex reclusos, transeúntes, y personas mayores perceptoras de las pensiones más bajas.