Semana Europea de la Lactancia Materna

La semana mundial de la lactancia materna, que este año cumple su 25 aniversario, fue instaurada oficialmente por OMS/UNICEF en 1992, se celebra en más de 120 países, del 1 al 7 de agosto, aniversario de la Declaración de Innocenti -firmada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en agosto de 1990-, sobre la protección, el fomento y el apoyo de la lactancia materna. En Europa, al ser agosto periodo típicamente vacacional, la Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra de común acuerdo la semana 41 del año.

El lema para 2017 es “Sosteniendo la Lactancia Materna Unidos”, que centra la atención en las oportunidades de construir alianzas para proteger la lactancia materna, por el bien común y sin conflictos de interés. En este sentido, se subraya que la lactancia materna no es un asunto solo de la madre. Es responsabilidad de toda la sociedad, poniendo el foco de atención en la eliminación de las barreras que a menudo tienen que afrontar las madres que apuestan por el amamantamiento natural, trabajando para promover culturas de protección y apoyo. La finalidad es conjugar esfuerzos para proteger los derechos de las madres a amamantar y los derechos de los niños y niñas a recibir lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, así como una alimentación complementaria adecuada mientras continúa la lactancia materna durante dos años o más.

Asimismo, desde la WABA (Alianza Mundial pro Lactancia Materna), entidad que trabaja conjuntamente con OMS y UNICEF y coordina cada año la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, se pone de manifiesto la relación de la lactancia materna con los denominados Objetivos de Desarrollo del Milenio, promulgados por UNICEF. De este modo, la lactancia materna contribuye también al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030. No en vano, la evidencia científica muestra claramente que la lactancia puede desempeñar un papel clave ayudando tanto a la salud de la madre como del bebé, así como al enfrentamiento de las enfermedades no transmisibles. La lactancia materna es también un escudo frente a problemas de nutrición, educación y pobreza, y ayuda al crecimiento económico inclusivo y a la reducción de las desigualdades.

Los objetivos marcados para este 2017 son unificar el apoyo de los gobiernos y distintos sectores de la sociedad para proteger, promover y apoyar la lactancia materna; construir alianzas sin conflictos de interés para fortalecer las políticas y programas de lactancia materna y alimentación infantil; y movilizar y desarrollar acciones para la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna y de prácticas apropiadas de alimentación infantil.