El Hospital Universitario Reina Sofía organiza una escuela taller dirigida a profesionales que sufren cáncer de mama

La Unidad de Salud Laboral realiza por primera vez esta actividad en la que participan más de 60 personas que trabajan en el complejo hospitalario y que les ayudará a afrontar el momento del diagnóstico

El Hospital Universitario Reina Sofía organiza una escuela taller dirigida a profesionales que trabajan en el complejo hospitalario y que sufren cáncer de mama, tienen antecedentes familiares o están cuidando a personas con esta patología. La Unidad de Salud Laboral del centro ha organizado por primera vez este taller que ha tenido una gran acogida, con más de 60 inscritas.

Durante toda la mañana, profesionales de Medicina del Trabajo, Oncología Médica, Cirugía Mamaria, Radiología, Cirugía General y Aparato Digestivo, Medicina Física y Rehabilitación, Oncología Radioterápica y Cirugía Plástica han expuesto las principales claves que las pacientes con cáncer de mama deben conocer para afrontar el tratamiento, evitar la aparición de secuelas y facilitar la superación de su enfermedad.

La escuela taller se estructura en tres bloques teóricos y prácticos que abordarán el cáncer de mama desde un enfoque terapéutico (diagnóstico precoz, opciones de tratamiento y técnicas quirúrgicas); también se profundizará en las diferentes opciones de tratamiento rehabilitador y en tercer lugar, las asistentes escucharán la experiencia como paciente experta de María Teresa Gómez, antigua enfermera del área quirúrgica del hospital y actual médico del Trabajo.

Para ello, profesionales expertos en la materia prestarán asesoramiento y apoyo guiado durante el proceso de la enfermedad a sus compañeras, las instruirán en los autocuidados y fisioterapia en domicilio necesarios, según el tipo de opción terapéutica a la que hayan sido sometidas, para mejorar su calidad de vida y su pronta incorporación a la normalidad, y también, les servirá para disminuir el nivel de ansiedad que se genera en la fase inicial ante el desconocimiento de la enfermedad.

La directora gerente del hospital, Valle García, ha inaugurado este encuentro destacando que “el objetivo que perseguimos es que nuestras trabajadoras no se sientan solas, les ayudemos y acompañemos en el momento del diagnóstico y podamos resolver sus dudas”. Hay que tener en cuenta, ha añadido, “que en el caso de las profesionales que sufren cáncer de mama, además de afrontar la enfermedad se ven obligadas a cambiar de rol y pasar de ser la persona que cuida la salud de otros a ser el paciente”.

Manual
Además de la formación, las asistentes recibirán un manual elaborado por la Unidad de Medicina del Trabajo del hospital en colaboración con todas las especialidades implicadas en el abordaje de esta patología. El manual recoge las exposiciones de la sesión formativa e información muy útil para las pacientes.

Concretamente, el documento expone cuestiones básicas como qué es el cáncer de mama, signos de alerta, la importancia del diagnóstico precoz, cómo se diagnostica, recomendaciones para disminuir el posible malestar asociado a la realización de las pruebas médicas, qué tratamientos existen y en qué consisten cada uno de ellos. Además, incluye recomendaciones generales tras el alta después de haber recibido su tratamiento, los avances técnicos que se han incorporado recientemente (radioterapia intraoperatoria), los tipos de cirugías que se aplican, la escuela de linfedema, claves para la prevención, fisioterapia en mujeres mastectomizadas, ejercicios para hacer en domicilio, datos de interés, recomendaciones y bibliografía.

Una de las coordinadoras de esta actividad y especialista en Enfermería del Trabajo, Sonia Repullo, señala que “este documento será de gran ayuda para las pacientes, ya que cuando una trabajadora sanitaria recibe el diagnóstico de cáncer de mama, además de la sintomatología propia de la enfermedad, habitualmente se ve sometida a un estado de ansiedad, nerviosismo y desesperanza, algo que también ocurre cuando esta situación la vive desde el punto de vista de cuidador o familiar de la persona afectada”.
Cáncer de mama
El cáncer de mama es la primera causa de muerte por patología tumoral en la mujer en todos los países occidentales. En la provincia de Córdoba se diagnostica algo más de 450 casos nuevos de cáncer de mama cada año.
Los avances en los procedimientos diagnósticos y terapéuticos facilitan estrategias más personalizadas de tratamiento. En este sentido, el avance en el conocimiento molecular del cáncer de mama ha sido clave para el desarrollo en los últimos años de plataformas diagnósticas basadas en el análisis molecular que informan de una manera mucho más precisa del pronóstico de la enfermedad, así como del tratamiento más adecuado para las pacientes.
También entre los últimos avances que el hospital ha incorporado este mismo año figura la radioterapia intraoperatoria, para casos seleccionados según criterios bien definidos. Esta técnica, evita en el 80% de los casos en los que se aplica, la administración posterior de sesiones de radioterapia y consigue curar el cáncer de mama en un único acto, que realizan de forma conjunta el cirujano con el oncólogo radioterápico en quirófano. El Hospital Reina Sofía es el único centro en Andalucía que dispone de esta técnica que viene aplicándose desde junio de este año y de la que ya se han beneficiado 24 mujeres.
Detección y prevención
Andalucía cuenta, desde 1995, con el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama, a través del cual se han explorado ya a más de un millón de mujeres con edades comprendidas entre los 50 y los 69 años, que componen la población diana, en cuanto en estas edades se registra un mayor riesgo de padecer cáncer de mama.
En este sentido, es muy importante que las mujeres que reciben la citación participen en el programa de detección de esta patología, ya que la tasa de participación fue el pasado año del 62.4% de la población femenina convocada. Concretamente, el programa permitió realizar en 2015 un total de 18.000 mamografías y la identificación de 106 tumores. El 71% de ellos se diagnosticó en estadios favorables (0 y 1) y se pudo practicar cirugía conservadora en el 81.3% de los casos.
Durante el último año (de septiembre de 2015 a septiembre de 2016) se intervinieron 437 cánceres mamarios, en el 68’5% se pudo aplicar cirugía conservadora y en el 73% biopsias selectivas de ganglio centinela. Además, en los casos en los que hubo que hacer mastectomía (en el 31,5%) se llevaron a cabo reconstrucciones inmediatas en todos los casos que estaba indicado.
El diagnóstico de lesiones en estadio inicial del cáncer de mama es fundamental no sólo para reducir su mortalidad, sino también para actuar en fases iniciales y aplicando técnicas diagnósticas e intervencionistas mínimamente invasivas, como la cirugía conservadora o la biopsia selectiva del ganglio centinela, con un gran impacto en la calidad de vida de las mujeres. El porcentaje de curación de este tumor se sitúa por encima del 90% cuando se diagnostica precozmente.
Ante estos datos, las estrategias preventivas denominadas ‘primarias’ cobran gran importancia porque contribuyen a evitar la aparición del cáncer con hábitos de vida sana (evitar el sedentarismo y realizar ejercicio físico, abandonar el tabaquismo y moderar del consumo de alcohol, llevar una alimentación equilibrada con el aumento de la ingesta de frutas, verdura fresca y fibra, evitar la exposición al sol, etc.).