Recomendaciones de Cruz Roja ante la bajada de las temperaturas

Con la bajada de las temperaturas, algunas personas como mayores, personas con enfermedades crónicas o mujeres embarazadas, son más vulnerables. Cruz Roja te recuerda algunos consejos ante el frío.

Recomendaciones generales

 No tomes medicamentos sin receta médica, ten en cuenta que algunos medicamentos precipitan los problemas derivados de la exposición al frío.
 Bebe líquidos aunque no tengas sed, sobre todo agua.
 Toma una alimentación variada, consume diariamente fruta.
 Bebe líquidos calientes y azucarados, y evita el consumo de alcohol, ya que disminuye la sensación de frío.
 Si utilizas braseros en casa o la chimenea, ventila la estancia de vez en cuando, para evitar la acumulación de CO2.
 Cuando las condiciones sean adversas, viaja sólo si es necesario, y hazlo con el depósito lleno, lleva cadenas y la batería del móvil cargada.
 Igualmente, no practiques deportes de montaña cuando la meteorología sea adversa.
 Y para los mayores de 65 años…No dejes de salir a caminar: aprovecha las horas centrales del día, asegúrate que tu calzado es antideslizante y no te olvides de las prendas de abrigo (gorro, bufanda, guantes…).

En el exterior (en la calle, en el campo, etc.…)
 Procura buscar refugio en un lugar cerrado. Si tienes que permanecer en el exterior, procura resguardarte del frío y la humedad.
 Si puedes, evita las actividades en el exterior sobre todo una vez que se haya ido el sol.
 Si tienes que hacer actividades en el exterior durante las horas de más frío (una vez oscurecido) no olvides abrigarse, (sobre todo las extremidades), no llevar prendas apretadas o mojadas, beba líquidos calientes y azucarados, no tome bebidas alcohólicas y permanezca en movimiento.
 Pasea bien abrigado, usa gorro y toma precauciones ante el hielo en las calles.
 Para las personas de edad avanzada y enfermas de corazón no es conveniente salir a la calle, ya que el frío ejerce sobre el corazón una tensión extra y existe riesgo de sufrir un ataque cardíaco.
 Evita la entrada de aire extremadamente frío en los pulmones. Protéjase rostro y cabeza.
 Si tienes que ir a la montaña, elije vestimenta que proteja del viento y resista el agua, evita prendas que puedan afectar a la circulación, no camines sobre hielo, procura no mojarse y elije alimentos ricos en hidratos de carbono.
 Es preferible llevar varias prendas ligeras superpuestas que una sola de tejido grueso.
 Procura no transitar por las zonas de umbría para evitar pisar sobre zonas heladas.

En el hogar

 Procura permanecer en las estancias donde haya algún foco de calor (radiador, estufa,..) o donde puedas estar abrigado.
 Cierra las ventanas, baja las persianas, corre las cortinas…. evitando que las corrientes de aire o el agua entren.
 Utiliza las medidas tradicionales a su alcance: mantas, estufas, radiadores,…. recuerda que el papel entre el cuerpo y la ropa hace que el calor corporal se mantenga.
 Si utilizas braseros de carbón o enciendes algún fuego, recuerda que tienes que dejar entrar el aire de cuando en cuando, para no correr riesgo de asfixia.
 Ventila la casa dos veces al día. 15 minutos cada una de las veces, para asegurarte de la renovación del aire.
 Apaga las estufas eléctricas y de gas durante la noche.
 Se desaconseja, si es posible, la utilización de braseros de carbón.
 Revisa los tejados y bajadas de agua, los cierres de las ventanas y las puertas en contacto con el exterior.
 Debes tener en casa: velas, linternas con pilas de repuesto, estufa y cocina de camping.
 Procura que las estufas de carbón, eléctricas y de gas estén alejadas de visillos y cortinas, o de otros elementos inflamables.
 Si sospechas del correcto funcionamiento de estos dispositivos, no los utilices; una mala combustión puede ocasionar intoxicaciones por los gases emanados.
 En condiciones extremas, en viviendas unifamiliares mantendremos un grifo ligeramente abierto a fin de evitar la rotura por congelación de las tuberías.

Si tiene algún problema de salud

 Consulta con tu médico/a acerca de las medidas suplementarias que debes adoptar si padeces alguna enfermedad de riesgo.
 Sigue tomando tus medicamentos. No te automediques, ya que existen medicamentos que potencian la actividad negativa del frío sobre el cuerpo.
 Si te encuentras mal, no te pares e intenta resguardarte mientras pides ayuda.
 Procura extremar las precauciones ante tu problema de salud, estadios de frío prolongado potencian las afecciones negativas en un alto porcentaje.