La Sociedad Española de Cardiología acredita la excelencia asistencial del equipo de profesionales del Hospital Reina Sofía


La Unidad de Cardiología del centro recibe este reconocimiento por el uso del ecocardiograma transesofágico, técnica semi invasiva de gran valor para el diagnóstico de enfermedades cardiovasculares
El Hospital Universitario Reina Sofía acaba de ser acreditado con nivel Excelente por la Sociedad Española de Cardiología (SEC) por el uso de una técnica semi-invasiva, el ecocardiograma transesofágico (ETE). La Unidad de Gestión Clínica de Cardiología del hospital utiliza esta técnica desde el año 1990.
Se trata de un procedimiento de gran importancia en el diagnóstico de muchas de las enfermedades cardiovasculares, así como en la monitorización de algunas cirugías cardíacas y de muchas de las distintas técnicas de cardiología intervencionista, pero también en pacientes atendidos por problemas no “cardíacos” como por ejemplo algunos de los pacientes con ictus. El hospital realiza una media de 600 ETEs al año.
Según destaca la especialista en Cardiología del Hospital Universitario Reina Sofía, Dolores Mesa, “la ecocardiografía es la técnica de imagen más utilizada para diagnosticar en Cardiología, ya que permite detectar la mayoría de las enfermedades cardiovasculares, con gran precisión y, por tanto, facilita la toma de decisiones. Con la modalidad transesofágica, añadimos en determinadas situaciones clínicas más precisión, digamos que abre otra ventana’ al corazón, suprimiendo las limitaciones de la ecocardiografia convencional”. Además, los equipos suelen ser portátiles, lo que permite que estos estudios puedan realizarse en cualquier sitio como quirófano, UCI o sala de hemodinámica.
Por su parte, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Cardiología del hospital, Manuel Pan, explica que este aval de excelencia por parte de la SEC conlleva el cumplimiento de una serie de estándares de calidad que fomentan la reducción de la morbilidad de las enfermedades cariovasculares, a través del desarrollo de procedimientos y protocolos que ayudan a reducir la variabilidad clínica, incrementar y también a mejorar la continuidad asistencial, entre otras cuestiones. En definitiva con esta estandarizacion y sello de calidad se persigue mejorar la atención a los pacientes, en este caso que se han realizado un ETE.
En este sentido, el responsable del servicio añade que “nuestro objetivo es seguir incorporando técnicas y procedimientos que ayuden a mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes que sufren o vayan a sufrir una enfermedad cardiovascular, por ello, esta acreditación nos sirve de impulso para continuar incorporando todas aquellas innovaciones que se vayan produciendo en el campo de la imagen cardiológica”.