La nueva Estrategia de Calidad de la sanidad pública prioriza la participación ciudadana, sus derechos y la investigación e innovación


Álvarez destaca el compromiso de los profesionales del sistema sanitario público por la excelencia y la mejora continua

La nueva Estrategia de Calidad del sistema sanitario público de Andalucía priorizará la participación ciudadana, continuará garantizando los derechos de la ciudadanía e incorporando los valores y preferencias de las personas en las decisiones relacionadas con la salud, contando con su participación activa en el proceso. Así lo ha destacado hoy la consejera de Salud, Marina Álvarez, en las jornadas ‘Estrategia de Calidad de la sanidad pública andaluza: renovando compromisos ante los nuevos retos’ celebradas en Córdoba.

Además, la nueva Estrategia potenciará la corresponsabilidad de la ciudadanía, los profesionales y el sistema en el cuidado de la salud y el uso de los servicios, a través de la participación activa y la comunicación. Se mejorará la atención sanitaria y comunitaria para conseguir que sean integradas y seguras.
Asimismo, se avanzará en la consolidación de un modelo de gestión por competencias, orientado a mejorar la efectividad de las decisiones clínicas, que redunden en la consecución de los resultados en salud esperados, que facilite el desarrollo profesional y la gestión del conocimiento. La Estrategia de Políticas de Formación tendrá un gran papel en la consecución de este objetivo.
La Estrategia persigue además fortalecer y avanzar en el desarrollo de la Gestión Clínica, a través de la gestión del conocimiento y la gestión por procesos, la autonomía y la corresponsabilidad profesional, promoviendo una prestación de servicios con la mejor equidad y accesibilidad.
Además, esta nueva Estrategia situará la generación de conocimiento, su transferencia y difusión como un valor esencial de la organización, para mejorar la calidad de los servicios y los resultados en salud de la población.

Sanidad universal y excelente

En el encuentro, Marina Álvarez ha destacado que la Estrategia de Calidad viene a formalizar el compromiso del Gobierno andaluz de dotar a Andalucía de un sistema sanitario público, de acceso universal y excelente, orientado a conseguir los mejores resultados en salud de la población, que contemple las necesidades, expectativas y valores de la ciudadanía.
Actualmente, la Consejería de Salud trabaja en la configuración de “una Estrategia realista, orientada al seguimiento, la evaluación y la rendición de cuentas, construida de manera participativa, a partir de la mirada de profesionales y de la ciudadanía”, tal y como ha subrayado la consejera.
Esta Estrategia será coherente con las líneas transversales impulsadas por la Consejería de Salud, recogidas en la Estrategia de Bioética y la Estrategia de Seguridad del paciente, la Estrategia de las Políticas de Formación y la Estrategia de Investigación e Innovación en Salud.
18 años de trabajo en calidad
Marina Álvarez ha destacado el amplio conjunto de iniciativas desarrollado desde que, en el año 2000, se pusiera en marcha el Plan de Calidad y Eficiencia. Para la consejera de Salud, “con estas iniciativas, la organización sanitaria ha configurado su propio modelo de calidad sanitaria, situando a la ciudadanía en el centro del sistema, considerando a los profesionales como principal activo de la organización e impulsando las políticas de calidad en la visión estratégica de la sanidad pública andaluza”.

Además, este modelo de calidad ha permitido garantizar la universalidad y la equidad en el acceso al sistema sanitario público y desarrollar derechos de segunda y tercera generación en cuestiones tan relevantes como la muerte digna, los cuidados paliativos o el respeto a la libre identidad y expresión de género.

Álvarez ha resaltado, como elemento clave en este proceso, “el compromiso de los profesionales con la excelencia y su inquietud por la mejora continua, la formación, la generación del conocimiento y su aplicación en la práctica diaria”. “Los profesionales han hecho un gran esfuerzo en estos últimos años para incluir en su labor diaria conceptos como seguridad, mejora continua o formación”, ha resaltado la consejera de Salud.
La consejera de Salud ha reiterado que resulta ”imprescindible la participación activa de los profesionales en todos los momentos de elaboración de esta Estrategia y de las herramientas que de ella se derivan como los procesos asistenciales integrados, los planes integrales o los mapas de competencias corporativos”.
Asimismo, se ha constituido una Red de Gestión de Conocimiento, integrada por profesionales que ejercen el liderazgo en este ámbito. Esta red prestará apoyo, en un primer momento, a la actualización de los procesos asistenciales integrados y otros documentos relacionados, para facilitar la toma de decisiones clínicas.