Asociación de Parkinson de Córdoba

La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna, ha visitado la Asociación de Parkinson de Córdoba en el marco de la celebración del día mundial de esta enfermedad, la segunda neurodegenerativa tras la enfermedad de Alzheimer. Luna ha recordado que, por su incidencia y su prevalencia (aunque cada vez se detectan más casos en personas más jóvenes), “esta patología está muy ligada a la edad, por lo que se trata de una enfermedad que aumenta en relación con el envejecimiento de la población y esto afecta también a la complejidad de su manejo”.

Por otro lado, la delegada ha hecho hincapié en que “todos unidos podemos hacer frente a un reto común para la Junta de Andalucía y para toda la ciudadanía que es lograr por todos los medios posibles que las personas afectadas de Parkinson vivan mejor y de forma más autónoma”. Por ello, Luna ha felicitado a la asociación por su presencia en la sociedad cordobesa y por dar visibilidad “a una enfermedad difícil de sobrellevar no sólo para las personas afectadas, sino también para su entorno más cerca y que tiene una prevalencia estimada de 150-200 por cada 100.000 habitantes en población general, alcanzando el 1,5% más en mayores de 65 años, lo que supone que en Andalucía haya en la actualidad más de 22.000 pacientes con Parkinson”.

Los síntomas fundamentales de esta enfermedad son lentitud/dificultad de movimiento, rigidez, temblor y alteraciones de la postura y marcha, relacionados, en gran parte, con la pérdida neuronal progresiva en la sustancia negra del mesencé-falo. Sin embargo, el proceso degenerativo afecta también a otras estructuras neuronales, dando lugar de forma variable a otras manifestaciones clínicas entre las que se incluyen trastornos del olfato, del sueño, anímicos, cognitivos, digestivos etc. que afectan de forma desigual a las personas diagnosticadas.